Jorge Augusto Zelada
Hay que eliminar el secundario



Porque es un estudio totalmente inútil. Su propósito inicial fue brindar un conocimiento enciclopedístico, algo actualmente imposible por el estallido de las ciencias y la tecnología. El Estado gasta enormes sumas para hacer bachileres que nadie contrata por no tener conocimientos prácticos. Millones de dólares tirados a la basura, cuando podían financiar una escuela primaria reforzada, con doble escolaridad, donde estudien chicos de 3 a 12 años, mientras sus padres trabajan, de 8 a 18 horas, con desayuno, almuerzo y merienda incluidos. Diez horas por día, donde aprendan además un oficio de adulto que les sirva para ganarse la vida el día de mañana. Cuando a los doce años se reciban estarán en perfectas condiciones para ingresar a las facultades, cinco años antes que ahora, para que los estudios sean más fáciles, yendo de lo sencillo a lo complejo. Los arquitectos, por ejemplo, deben ser primero albañiles, luego maestro mayor de obras, constructores y finalmente arquitectos. De forma tal que, si abandonan la carrera, tengan certificados los estudios que hicieron. Lo mismo Medicina: Lo primero que aprenderán los futuros médicos es a poner inyecciones, atender heridos, auscultar, ser enfermeros, y sólo después los estudios de densa medicina, como ser osteología, histología y demás. Sólo si hacen falta... Un futuro cardiólogo, por ejemplo, ¿para qué necesita saber tanto de huesos?. Es el enciclopedismo que nos mata. Deseo de saber algo de todo, y no una rama del conocimiento. Mi hijo Orlando, por ejemplo, es ingeniero "flor de ceibo". No terminó la secundaria, y entonces entró a la Facultad de Ingeniería condicionalmente. Se dio cuenta que los estudios estaban atrasadísimos, que él sabía más que esos futuros ingenieros y hasta que sus profesores. Él había agarrado esos libracos de la carrera y a fuerza de deducciones y lógica comprendió los temas. Dejó el estudio y los encaró como un autodidáctico, según dicen ahora. Resultado: Orlando no sabe todo, pero sabe lo principal y más adelantado. Vive rodeado de auténticos ingenieros que constantemente le plantean negocios, que ellos no pueden hacer solos pues no saben cómo programarlo. Tiene infinidad de trabajo: Trabaja para ingenieros que no saben de ingeniería, y otros que saben, pero no de ciencias adelantadas... Los estudios están mal encarados en el país. Falta una revolución que derrote al conservadorismo de las ciencias. La maestra, que enseña matemática a la antigua, mientras hay calculadoras, que vinieron para quedarse, y cada ser humano recurrimos a ellas todos los días... Es imposible hacer una multiplicación con varios dígitos, habiendo una máquina que soluciona el problema al instante. ¿Por qué no se deja que el alumno tenga una, y se enseñe una matemática más avanzada? Misterios de nuestra educación...


oparei@oparei.com
Hay que eliminar el secundario