Jorge Augusto Zelada
Médicos de cabecera...
HAY QUE VOLVER AL MÉDICO DE CABECERA... Con un coche, él es capaz de tratar a treinta pacientes, o más, por día, correspondientes todos a un barrio, por ejemplo. Cada paciente lo espera acostado en su cama; no tiene que molestarse de ir a clínicas sobrepobladas por otros enfermos, donde se contagian mutuamente todo tipo de virus o bacterias, amén de las infecciones intrahospitalarias. Es nociva esta costumbre moderna de atender en clínicas y hospitales. El paciente está enfermo: no puede moverse de la cama. Un médico de cabecera es lo mejor en estos casos. Auscultará al enfermo y establecerá los pasos a seguir, incluyendo la internación en los casos necesarios... Ver www.oparei.com


oparei@oparei.com
Médicos de cabecera...