Jorge Augusto Zelada
UNA NOVELA FUTURISTA... CAPÍTULO CUATRO
UNA NOVELA FUTURISTA:

EL FANTASAMA QUE NUNCA NACIÓ... Cap. CUATRO (Mío).

Estuve meditando varios días sobre mi condición de fantasma. Recordaba mis años de juventud y mi empeño en sentir la presencia de fantasmas... Fui a casas con pieza de ánima bendita, me acosté en su cama y, luego de pasar muchas horas de inquietud, quedarme dormido, sin haber experimentado ninguna presencia... Al día siguiente, la explicación que dió mi tío, era que no tenía la sensibilidad necesaria para captarlos. Explicación bien pobre para un espíritu que deseaba llegar a Dios comprobando la existencia de vida después de la muerte... ¿Mi condición actual de fantasma daba una respuesta positiva al asunto? ... Lo dudo... Mis ideas cristianas hablan de un juzgamiento al final de los tiempos. Ellos aún están transcurriendo: Yo soy producto de las ciencias humanas, como volar en avión, y aún soy sujeto de juzgamiento... Recuerdo que en mis últimos años de humano yo llegué a la conclusión de que no habría juzgamiento al final de los tiempos, pero sí resucitamiento para algunos... Llegué a la conclusión de que como Gaia, habría muchos planetas a distancias siderales que sirvan como estadios superiores del vivir... El hombre, originario de Gaia, con una tecnología muy superior a las especies terráqueas, poblando ese planeta, insuflándole nueva y poderosa vida, como un extraordinario Noé, con semillas fabricadas y traídas del planeta original... Ver www.oparei.com
oparei@oparei.com
UNA NOVELA FUTURISTA... CAPÍTULO CUATRO