Jorge Augusto Zelada
Los militares carecen de imaginación...
MALVINAS, LA GUERRA Y LA IMAGINACIÓN... Todo conflicto bélico es como un tablero de ajedrez, dentro del cual se desarrolla un combate que tiene que ver con la imaginación más que con los recursos. Argentina era la potencia militar número 79 del planeta, luchando contra la tercera potencia mundial, ayudada por todo el resto de la Otan, incluyendo a la primera potencia de la Tierra... Era tan desproporcionadas las fuerzas, que una oficina francesa calculó en 12 por uno la relación del poderío... Debimos usar, más que armas, artimañas: Cuando el 3 de abril de 1982 el consejo de seguridad de las Naciones Unidas nos ordenó abandonar las islas, debimos haber obedecido. Teníamos en nuestro poder 100 marines rendidos con las autoridades, incluyendo al Gobernador. Debíamos conservarlos como valiosas cartas de intercambio. Teníamos que decidir sobre el destino de 1.700 "kelpers", compatriotas nuestros por haber nacido dentro del territorio argentino. Debimos haber traído, marines rendidos e isleños, al continente, donde los británicos jamás han podido ganarnos. Y esperarlos... La próxima movida debía ser de ellos: Mientras tanto, alojarlos a los marines rendidos en confortables casinos de oficiales, con trato cordial de camaradas, con exquisitas comidas, cigarrillos e incluso algunos tragos... En cuanto a los kelpers, brindarles estupendas vacaciones totalmente pagadas por el Estado argentino, haciéndoles conocer los mejores centros turísticos del país, "su" país... Comenzaría así una guerra mediática, con cámaras de televisión entrevistando a los marines, excelentemente tratados, y niños isleños sonrientes, gozando de estupendas vacaciones... Hacerles entender a los ingleses que, o inician las tan reclamadas conversaciones sobre la soberanía de las islas o... inician acciones militares en el continente. Si nuestra aviación, debiendo reabastecerse de combustible tres veces para operar cinco minutos sobre la flota enemiga, les echó a pique seis importantes buques y les dejó fuera de combate a 25 barcos, con seguridad desde el continente les dejaba sin flota alguna... No, los ingleses son pragmáticos: Hubieran aceptado conversar, y dentro de esa charla se abría un abanico de posibilidades, como ser una salida tipo Hong Kong, para que las islas sean, por fin y definitivamente, argentinas ! ... Ver www.oparei.com
oparei@oparei.com
Los militares carecen de imaginación...